Hoy ha sido el Día Mundial contra el SIDA, enfermedad ante la que no se puede bajar la guardia.