El que durante los últimos años, más de 10 al menos, fue el bibliotecario del Conservatorio Rodolfo Halffter de Móstoles nos ha dejado, casi por sorpresa, el pasado jueves.

Muchos alumnos y ex-alumnos del IES Rayuela, también alumnos del Conservatorio de Móstoles, han acudido a homenajearle y a darle un último adiós, en un acto muy emotivo que nos ha unido alrededor del recuerdo de Jorge a varias generaciones de profesores y alumnos que, en diferentes momentos, hemos pasado horas y horas hablando con él, dialogando sobre lo divino y lo humano, escuchando las citas de libros y autores interesantes que debíamos leer y consultar para que nuestra formación y forma de entender la vida fuese más completa.

Se trataba de una persona diferente, viviendo una vida ordinaria, pero que ha influido con sus conversaciones de forma extraordinaria en varias generaciones de muchachos y muchachas de Móstoles.

No nos ha dejado un profesor ni un maestro, pero sí un modelo del que mucho teníamos que aprender.

Aún la última vez que tuve la oportunidad de hablar con él, hace poco más de un mes, me proponía una colaboración con nuestro centro que yo ya había comentado con uno de los profesores del centro para estudiar si era posible. No la dejaremos caer en el olvido y, tal vez, tengamos la oportunidad de darle nuestro homenaje particular llevando adelante su propuesta.

Damos a nuestras condolencias a todos los miembros del Conservatorio de Móstoles, muy especialmente a los alumnos que hemos y estamos compartiendo, y a la familia de Jorge.