Innovar consiste en buscar  soluciones a problemas o necesidades que nos surgen en nuestra vida diaria. Pero también en buscar nuevas ideas para resolver, de manera más eficiente, problemas que ya habían sido resueltos.

Es el caso de Sergio Rico, un ingeniero mexicano que ha ideado una nueva forma de regadío para solventar este problema en aquellas zonas azotadas por las sequías y la falta de lluvia. Existían ya otras maneras de solucionar la escasez de agua como el riego por goteo o el uso de desalinizadoras  en las zonas cercanas a la costa. Pero Sergio Rico no estaba contento con estos mecanismos, que no terminaban de resolver por completo la cuestión e ideó lo que él llamó lluvia solida.

La lluvia sólida es un polímero biodegradable en polvo no tóxico, que es capaz de absorber 200 veces su peso en agua. Al contacto con el agua, el polvo se convierte en gel y puede almacenar el líquido hasta  40 días. Los agricultores lo usan para almacenar el agua de lluvia y usarla como método de riego. Esparcen el polvo por debajo de sus cultivos para que cuando llueva el químico se convierta en gel y pueda almacenar el agua. La raíz se mantiene húmeda durante dos meses y se rehidrata en repetidas ocasiones con las precipitaciones.

Si queréis saber más sobre la lluvia sólida podéis visitar su página web:

http://lluviasolida.com.mx/faq.html

Sergio Rico es un claro ejemplo de emprendedor. Observó su entorno y detectó aquellas necesidades de la sociedad que no estaban resueltas, o si lo estaban, no era de manera eficiente. Uso sus conocimientos para idear una solución que puede ayudar a muchas personas con el mismo problema. Su invento ya se usa en Argentina, Ecuador, Emiratos Árabes Unidos, España, Francia, India, Israel, Perú y Rusia.

Siempre hay problemas que necesitan ser resueltos, y eso es tarea de los emprendedores. Recordad que aunque parezca mentira, no todo está inventado.