Abajo tenéis una un artículo que nos informa sobre la «profunda desaceleración» que esta viviendo la economía española. El que nuestro PIB ha crecido en el pasado trimestre menos que la media europea implica que se rompe el proceso de convergencia con el resto de Europa. No nos olvidemos que España tiene un retraso histórico en nivel de renta con los países que son referencia en Europa. Este retraso ha disminuido en estos últimos años de crecimiento económico, pero todavía hay camino por andar. De consolidarse esta tendencia, significaría que volveríamos a «andar» más despacio que el resto de los socios más importantes por lo que aumentaría «la distancia que nos sacan». Son necesarias reformas en la economía que aumenten nuestra competitividad. La fiesta ha acabado, hay que remangarse la camisa y cambiar el modelo de crecimiento español que ya se ha agotado, no da más de sí. Hay que pasar de un modelo basado en el consumo, la construcción y el endeudamiento masivo, a otro basado en la productividad, la competencia, la tecnología, la innovación y en definitiva, el conocimiento. Clave en este nuevo modelo es una educación de calidad que además abrace las nuevas tecnologías. El IES RAYUELA está comprometido con esta mejora educativa, para lo que será necesario la colaboración de toda la comunidad educativa. ¡Pongámonos todos juntos a trabajar!

El crecimiento económico español se sitúa ya por debajo de la media de la zona euro

Publicado el 16/05/2008, por R.L./C. V. Bruselas/Berlín

Mientras el conjunto de países de la UE crece de media un 0,7% intertrimestral hasta marzo, España se queda en el 0,3%. La inflación en la zona del euro cae tres décimas, tras registrar el mes pasado su máximo histórico.

España, con un crecimiento económico del 0,3% en el primer trimestre del año, no sólo ha perdido el cuasiliderazgo en avance del PIB, que ha ocupado durante mucho tiempo, sino que, además, ahora se sitúa en la cola, tanto de la zona del euro como de la Unión Europea de los Veintisiete Estados. Este resultado se explica, sobre todo, por la evolución del sector de la vivienda y la demanda interna.

Los incrementos en el PIB en la UE, correspondientes al primer trimestre del año y publicados ayer por la Oficina Europea de Estadística, Eurostat, sorprendieron positivamente respecto a los del último trimestre del año pasado. La zona del euro ha crecido un 0,7% intertrimestral, por encima del 0,4% del último trimestre de 2007, aunque, para el resto del año, con el precio del petróleo en máximos históricos y el euro, que mantiene su fortaleza, no se esperan resultados tan favorables.

El crecimiento español se derrumba, pues pasa de ser del 0,9% en el segundo trimestre de 2007, al 0,7% en el tercero, 0,8% en el cuarto y 0,3% en este primer trimestre del año. El crecimiento anual en cada trimestre respecto al mismo periodo del año anterior, pasa de un 4% en el segundo trimestre de 2007, al 3,8% en el tercero, 3,5% en el cuarto y 2,7% en este primer trimestre de 2008, respecto al mismo periodo de 2007.

La explicación de este buen resultado en el crecimiento económico de la Eurozona se justifica en parte por el avance cosechado por la primera economía de la Unión, Alemania, que ha crecido un 1,5%, en este primer trimestre del año. Este resultado constituye su máximo histórico en los últimos doce años y se justifica por los buenos datos de la construcción y el dinamismo de la inversión industrial. También han tenido buenos resultados, Austria, con un avance del 0,8%, y Francia, con un 0,6%.

En cambio, acusan el peso de un euro fuerte los países mas exportadores, como Holanda, que solo creció 0,2% en el primer trimestre de 2008. No hay datos sobre Italia, pero se insiste en que ese país podría haber llegado a una situación de recesión técnica en el primer trimestre del año.

Ayer mismo, Eurostat publicó los resultados de la inflación de abril, que se situó en el 3,3%, 0,3% menos que en marzo, cuando llegó al 3,6%, lo que supuso batir el récord histórico.

Locomotora teutona
La economía alemana, con el crecimiento correspondiente al primer trimestre del año anunciado por Eurostat, logró el mayor avance del PIB desde 1996, y eleva al 2,6% la tasa interanual. Pese al sorprendente impulso, que ha sido el doble de lo pronosticado, los economistas advierten que no hay que echar las campanas al vuelo, porque la mayor economía del euro se está resintiendo ya de la desaceleración mundial.

La robustez alemana, en plena crisis financiera y con el euro y el petróleo en niveles desconocidos, sorprendió ayer a propios y extraños, pues un aumento tan elevado en su PIB durante un trimestre no se producía en doce años. En el último cuarto de 2007, la economía creció un 0,3% ,y en el penúltimo un 0,7%. En el conjunto del ejercicio, la producción de bienes y servicios se elevó en un 2,5%.

La oficina estadística alemana señaló ayer que los datos de enero a marzo muestran que “el auge económico del año pasado se mantiene”, pero el Gobierno mantiene su previsión anual en un prudente 1,7%. Aunque ayer algunos bancos anunciaron que revisarán al alza su pronóstico de crecimiento para el conjunto del ejercicio, hicieron hincapié en que el fuerte aumento de enero a marzo se debe a factores excepcionales.

El economista jefe de Commerzbank, Jörg Krämer, advirtió que un 0,5% del PIB en el primer trimestre hay que atribuirselo al impulso de la construcción, debido a que se ha podido trabajar más por el muy cálido invierno. Pero este factor cederá a lo largo del resto del año. La misma observación hace Dekabank. Pero este banco, que ayer elevó su pronóstico anual del 1,6% al 2,1%, añade que “aunque las exportaciones aumentaron mucho –y de manera extraordinaria a los países de la OPEC, Asia e incluso EEUU- se trata de pedidos realizados el año pasado”. Las ventas al exterior “se están ya desacelerando y la debilidad económica mundial está afectando a los exportadores alemanes”, añade Dekabank. Y no se equivoca: los pedidos exteriores disminuyeron en los tres primeros meses un 2,5%. Y, sobre todo, los procedentes del resto de miembros de la UE, por lo que no se puede achacar al euro, sino más bien a la debilidad de la Eurozona.

El consumo privado, que había retrocedido en los últimos meses de 2007, volvió a crecer con fuerza a comienzos del año. La oficina estadística alemana publicará los detalles de la evolución del PIB en las próximas semanas.

Solbes continúa insistiendo en la “resistencia” de la economía
El vicepresidente económico español, Pedro Solbes, volvió a insistir, una vez más, en la “resistencia” que posee la economía española, aunque, al igual que tras conocer hace unos días la inflación nacional del mes de abril y que fue del 4,2%, admitió que el crecimiento en los próximos meses perderá “potencial”.

Esto lo justifica debido a que los “riesgos que veíamos hace unos meses se han materializado”, en referencia a los efectos de la crisis en el acceso al crédito internacional y al repunte en los precios de las materias primas. Así se manifestó el político español en el Foro Económico de Bruselas celebrado ayer en la capital belga, en donde a Solbes le sorprendió el bajo crecimiento de España correspondiente al primer trimestre, algo que , en su opinión, “se corregirá” en los próximos meses.

El Ejecutivo sigue manteniendo su previsión de crecimiento para la economía en el presente ejercicio en el entorno del 3%, aunque Solbes relacionó este resultado con la marcha de la crisis inmobiliaria en EEUU. A su juicio, “unas finanzas públicas saneadas”, junto a “reformas estructurales” son la receta perfecta para una coyuntura como la actual, si bien reconoció que la pertenencia
al euro ha sido y es “crucial” para la economía española.

http://www.expansion.com/edicion/exp/economia_y_politica/economia/es/desarrollo/1123986.html