Montar un negocio no es fácil pero muchas veces los problemas comienzan al pensar qué negocio queremos fundar. Se pueden tener muchas ideas pero cuántas capaces de llegar a buen puerto, ser rentables y no hundir al creador en un mar de deudas, fiascos y derrotas.

Pero en un mundo en el que parece que todo está inventado siempre hay alguien que todavía tiene la capacidad de sorprendernos. Siempre se pueden encontrar ideas innovadoras capaces de convertirse en un negocio rentable. Sólo hay que observar el entorno, nuestro barrio, nuestra ciudad, la gente que nos rodea y pensar ¿qué necesidad tienen que yo podría satisfacer?

Eso es lo que pensó Leo de Watts, un joven británico de 27 años que montó una empresa de venta de aire limpio. Puede parecer una idea absurda pero cuando leáis la siguiente noticia seguramente cambiaréis de parecer:

El emprendedor que se forra vendiendo aire puro británico en China